Recomendaciones para realizar las pruebas físicas de la Oposición a Policía Nacional

Recomendaciones para realizar las pruebas físicas para la Oposición de Policía Nacional
Oposición a Policía Nacional. Recomendaciones para realizar las pruebas físicas.

¿Qué sensaciones tiene el opositor a medida que se van acercando las pruebas físicas de la Policía Nacional?

Es normal sentir a medida que se acerca el día de las pruebas físicas, que no estamos llegando lo suficientemente preparados o que no vamos a conseguir las mismas marcas que hemos estado sacando en los entrenamientos o que incluso nos habíamos marcado para el día D. Nos invaden un sinfín de sentimientos. Se entremezclan sentimientos negativos con otros positivos. 

 

Es importante saber gestionar esa montaña rusa de sentimientos, todas esas bajadas y subidas por las atraviesa un opositor y, que yo mismo como opositor he vivido. Una correcta gestión de las emociones, nos hará crecer en nuestros entrenos y tener la autoexigencia necesaria para mejorar nuestras marcas. La presión debe ser la justa. Una excesiva presión sobre nosotros mismos hará que nuestro rendimiento se vea mermado. Por ello, es importante trabajar las pruebas físicas de forma constante. Este año de pandemia, el confinamiento y la relajación veraniega, ha pasado factura a más de uno y de dos.

 

Para las pruebas físicas, debemos rendir tanto a nivel muscular como a nivel psicológico, así que recuerda: cuando no hagas las marcas que te propongas un día, no te desanimes, analiza en qué has fallado y trabájalo para el siguiente entreno, la oposición es una carrera de fondo.

 

Otra cosa que hay que evitar es revivir pensamientos pasados o que nos limiten: «este año no estoy tan preparado como el año pasado», «voy a ir asegurar los 15 puntos», «a ver si no me toca el examinador del año pasado», «el año pasado me quitaron 4 dominadas», etc.

 

Por eso, pido a todo opositor a policía que piense en el «aquí y el ahora» y se olvide de todo, sean autocríticos, positivos, piensen todas las horas que llevan de entreno y sacrificio y proyecten su objetivo, que no es otro que ser policía. Esa forma de plantear la oposición ha sido la que me ha llevado a mí a ser policía.

 

Sácale a tu mente el máximo rendimiento el día de la prueba física de la Oposición a Policía Nacional
Oposición a Policía Nacional. Sácale a tu mente el máximo rendimiento el día de las pruebas físicas.

¿Cómo sacarle a nuestra mente el máximo rendimiento el mismo día de nuestra prueba?

Con más de 15 años de experiencia, primero como opositor y luego como preparador físico, lo primero que tenemos que hacer es visualizar nuestro objetivo. En este año tan «raro», donde por primera vez las pruebas físicas han sido descentralizadas, es bueno tener información de compañeros que han ido anteriormente a las físicas en la misma sede que me toca a mí. En este punto, quiero decirte, que también es importante que sepas desechar la información que contamina. Todos van a por el mismo objetivo. A lo largo de este camino, habrá gente que te de buenos consejos, pero también los habrá que no.

 

Una de las cosas que me hicieron dar el paso hacía «el traje azul», fue rodearme de compañeros competitivos, con aspiraciones, positivos, con hambre de comerse el mundo, compitiendo entre ellos para ver quien sacaba más nota. En definitiva, opositores que son mejores que nosotros y que nos harán subir de nivel. Ten en cuenta que «si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás los mismos resultados» y siempre estaremos estancados en nuestros entrenos.

 

Sé lo que es estar en vuestro lado, en el lado del opositor, sufriendo, levantándome cada día a las 7:00 para ir al trabajo, volver por la tarde a las 16:00 horas, comer, ponerme a estudiar y tener que entrenar cada día por la noche para no perder el ritmo. 

 

Un día me di cuenta que algo fallaba, que la gente aprobaba y yo me quedaba. Veía que la gente hacía grupos para todo, grupos para correr, grupos para hacer dominadas, grupos para hacer el circuito, competían entre ellos. Me di cuenta que prácticamente me preparaba aislado, sin tensión, y me dije: «Ismael como tú, siendo deportista, habiendo sido entrenador de fútbol, siendo entrenador personal y teniendo como base de tus principios básicos del rendimiento físico “la competitividad”, no has caído en que la unión hace la fuerza», por eso te pido a ti, sí a ti, que hagas grupos para todo (aunque este ha sido un año complicado para eso), veras que tu rendimiento crece.

 

Fue desde ese momento cuando me di cuenta y empecé a crear métodos de competitividad primero para mí, después para compañeros y por último para todo aquel que me lo pedía.

 

Por ello, algo que he detectado es que el opositor, por regla general, no se entrena tal y como se le va a exigir el día de las pruebas físicas, es decir, se necesita crear un entorno de mayor hostilidad, mayores exigencias, someternos a simulacros de exámenes continuos.

 

Debemos premiarnos cuando lo merezcamos y no fustigarnos cuando no salgan las marcas ese día (pero tampoco hacer como si no pasara nada).

 

Es importante crear un escenario lo más real posible, someternos a presión en esos simulacros y siempre rodearnos de compañeros que hagan mejores marcas que nosotros, eso hará que el día de nuestra prueba tengamos unos hábitos aprendidos y que seamos capaces de sacar adelante cualquier adversidad que se nos cruce ese día.

 

Así, el día de nuestra prueba será un día más y no «el día de la prueba», porque ya estaremos preparados mentalmente para la batalla.

Oposición a Policía Nacional. Recomendaciones para una correcta alimentación para superar las pruebas físicas
Oposición a Policía Nacional. Recomendaciones para una correcta alimentación para superar las pruebas físicas

Recomendaciones para una correcta alimentación la última semana de la prueba

Durante la semana anterior recomiendo una dieta rica en hidratos de carbono (arroz, pasta, patatas, cereales), pero que a su vez no contengan un alto contenido en fibra, ya que, si consumimos mucha fibra la semana anterior, a medida que se acerca el día de la prueba, los nervios irán en aumento y las digestiones serán más lentas.

 

Debemos consumir una alimentación rica en proteínas (carne roja, pollo, pescado azul, salmón, huevos, yogures, legumbres entre otros) y, por supuesto, prescindir de «grasas trans», (bollería industrial, productos precocinados, galletas, aperitivos salados y dulces entre otros).

 

Durante el día de la prueba, si vemos que se alarga (bien sea que por el orden alfabético o cualquier otra circunstancia que haga que no entremos a realizar nuestras pruebas a la hora que teníamos prevista) y vamos a estar más de dos horas sin comer, recomiendo que nos llevemos alimentos energéticos (barritas energéticas, un plátano, chocolate, miel, frutos secos entre otros alimentos).

 

Es de vital importancia consumir bebidas isotónicas, amilopectina, que nos aportan una cantidad de electrolitos, minerales e hidratos de carbono de asimilación rápida que pasan a la sangre de manera rápida (y si los consumimos con agua incluso serán de asimilación más rápida), mejorando la hidratación.

 

Nunca comer azúcar entre 20 y 30 minutos antes de la prueba, a pesar de que se cree que nos va a beneficiar en nuestro rendimiento, el ingerir glucosa, producirá todo lo contrario, nos aportará un falso combustible. No nos va a aportar más de 10 o 15 minutos de combustible en nuestros músculos, y esto es debido a que se produce una liberación de glucosa en sangre, y consecuentemente se produce una liberación de insulina a su vez en el páncreas y su posterior y casi seguro hipoglucemia (descenso drástico de glucosa en sangre), precipitando la aparición de una fatiga, es decir, una resistencia intensa, debido a que el músculo no puede encontrar energía para mantenerla.

 

Durante la pruebas, el opositor no debe aumentar mucho los niveles de glucosa en sangre, sino mantener unos niveles normales, así que debemos tratar de no comer entre prueba y prueba alimentos muy ricos en azúcar, ya que corremos el riesgo de sufrir un cuadro de hipoglucemia reactiva, produciendo un malestar físico (sudores, debilidad, mareos) que generará un agotamiento prematuro en el opositor y consecuentemente la imposibilidad de obtener esa energía instantánea que se necesita para realizar cada prueba (dominadas, suspensión, circuito y 1000 metros).

 

En definitiva, mi consejo es comer algo de fruta durante la prueba si es que lo necesitamos, debido a que las pruebas pueden hacerse un poco largas. La fructosa que contiene la fruta no aumenta mucho los índices glucémicos y no corremos el riesgo de contraer un cuadro hipoglucémico, con lo cual, una buena opción sería algo de fruta entre prueba y prueba. Otro alimento que es muy fácil de llevar y consumir son las barritas energéticas de cereales, ya que no aportan un nivel alto de glucosa y, a su vez, nos aportarán la energía a corto-medio plazo que necesitaremos para ese día.

 

Artículo realizado por Ismael Romero Rodríguez

 

 

Ismael Romero Rodríguez

@rorotrainer

Nutricionista y preparador físico


Escribir comentario

Comentarios: 0